dimarts, 24 de setembre de 2013

Símbolos nacionales: entre la reivindicación y la comercialización

Ya hace unos años, en su La nación postmortem, Carlos Pabón reflexionaba acerca de cómo la bandera puertorriqueña, otrora perseguida y símbolo de reivindicación política, se había convertido en un objeto de consumo, en algo banal que servía para vender lo que fuera. El proceso ha llegado a tal extremo, que hace no tanto se intentó impulsar una legislación que limitara el uso de la bandera en objetos de consumo, pues se consideraba que usarla en gorras, toallas de playa o ropa interior, por poner ejemplos, le restaba dignidad. Lo que describía Pabón no es más que la normalización de un signo, convertido ahora en objeto de consumo o en algo asociado a éste, vaciado ahora de contenido político y separado de cualquier posición o reivindicación respecto a lo común. Un proceso similar se ha visto por ejemplo respecto a la "nueva bandera catalana", que es en realidad una enseña reivindicativa y provisional que por décadas utilizaron esencialmente un reducido número de "nostálgicos" o "radicales" independentistas. Por el contrario, ahora ha acabado casi sustituyendo a la bandera oficial en actos populares (en los institucionales, la bandera sigue siendo la oficial, sin el triángulo), especialmente en aquellos de contenido independentista. Usada ahora por personas que no provienen de otras ideologías, vendidas por extranjeros que no conocen de su historia, confeccionada en China o en cualquier otro lugar, parece para muchos la "nueva bandera", que aparece en sus dos versiones más o menos tradicionales (triángulo azul y triángulo amarillo, más otras que se han creado al efecto) en todo lo imaginable, desde zapatillas deportivas hasta llaveros, pasando por bufandas o gorras. Un símbolo reivindicativo convertido en objeto de consumo, aunque en este caso todavía no desvestido del carácter político. Una parodia de ello, con el empresario-inventor "emocionado" al final, pues no le conviene la independencia porque se le acaba el negocio, aquí:

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada